Jorge Hoffman

09-01-2018 | 

Corte de rutas en Azul

La medida está prevista para toda la jornada de hoy y podría mantenerse mañana si las autoridades no dan una señal positiva hacia los trabajadores. Durante la campaña por las elecciones legislativas, Marcos Peña visitó Azul y rechazó la posibilidad de que se produjeran despidos en Fanazul.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar
Los trabajadores de Fanazul, la planta de Fabricaciones Militares en la ciudad de Azul, cortan desde esta mañana varios puntos de la ruta nacional 3 para exigir la reincorporación de los 219 despedidos por la administración de Cambiemos. La medida está prevista para toda la jornada de hoy y podría extenderse hasta mañana si las autoridades no dan una señal positiva hacia los trabajadores.

La ruta 3 está cortada en su cruce con la 60, que conecta Azul con Rauch y Dolores. También en el empalme de la 3 con la ruta nacional 226, que hacia el norte de Azul sale a Olavarría y hacia el sur a Tandil y Mar del Plata, entre otras ciudades. Lo mismo ocurrirá en el cruce con la 51, que lleva hacia Bahía Blanca.

“Varios compañeros de Bahía Blanca y Mar del Plata van a venir a acompañarnos. Las rutas van a estar prácticamente intransitables”, aseguró a Página/12 Omar Menchaca, delegado de ATE de Fanazul y uno de los empleados despedidos de esa planta.

La decisión de volver a las rutas –ya lo habían hecho la semana pasada - fue tomada anoche durante una asamblea en el acampe que los despedidos y sus familias instalaron frente a la Municipalidad local. De hecho, el acampe fue levantado anoche para posibilitar la participación de todos en los piquetes de hoy.

El conflicto en Fanazul comenzó en el segundo día de este año, cuando el interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva, confirmó la cesación de los contratos de 219 trabajadores de esa planta de explosivos. Al día siguiente, hubo un corte de ruta para resistir la medida y luego una masiva movilización autoconvocada por los vecinos en el centro de esa ciudad.

A esa marcha le siguió un acampe de los trabajadores a metros del Palacio comunal y, producto de estas manifestaciones, se creó un comité de crisis integrado por representantes de los despedidos, por el intendente Hernán Bertellys, concejales y un cura católico en representación del Obispado. En la primera reunión realizada la semana pasada, lo único que se acordó fue volver a dialogar esta semana.

El sábado pasado, el Concejo Deliberante local aprobó la “emergencia laboral” en el distrito, que suspende por un año los despidos en administración pública. No obstante, la medida no alcanza a los trabajadores de Fanazul, por estar esta fábrica bajo la órbita del gobierno nacional.

Los rumores sobre el cierra de esa planta circularon desde mediados del año pasado, la administración de Cambiemos lo negó rotunda y públicamente. Durante la campaña por las legislativas de esos días, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, estuvo en ese partido y calificó de falsa “la idea del riesgo laboral o el riesgo de despidos” en Fanazul.

“Lo que nosotros estamos haciendo con todas las empresas públicas es trabajar seriamente, fortalecerlas. Cuántas veces se ha hablado de que íbamos a cerrar tantas cosas y después no ocurrió”, dijo al diario Tiempo de Azul.

Fuente: Página /12 
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar